sábado, 6 de diciembre de 2014

Reseña: Flush de Virginia Woolf


Sinopsis:

Flush es un cocker spaniel de orejas largas, cola ancha y unos «ojos atónitos color avellana». A los pocos meses de su nacimiento es regalado a la famosa poetisa Elizabeth Barrett, convirtiéndose en su compañero inseparable y, posteriormente, en el cómplice de sus amoríos con el poeta Robert Browning. Virginia Woolf relat ó la historia del perro de Elizabeth Barrett con rigor biográfico, consiguiendo una de las obras más deliciosas de la literatura contemporánea

Opinión:

Elisabeth Barret Browning (6/03/1806 al 29/06/1861) fue la hija de un hombre adinerado que vivía en Londres. Elisabeth contrajo una enfermedad pulmonar que hizo que la recluyeran en casa como si fuera una invalida. Fue quizás su encierro lo que acabo provocando su amor por la escritura, el cual finalmente la acabaría convirtiendo en una reconocida poetisa inglesa.


Pero esta historia no trata de la vida de Elisabeth sino del que fue su perro: Flush.  Ambos existieron en la vida real. En los poemas y cartas de Elisabeth hablaba de su perro  y a partir de esas numerosas citas: Virginia Woolf reconstruye y da vida a la biografía de Flush.

“Flush no era un perro cualquiera: animoso y, al mismo tiempo, reflexivo; canino, sí, pero a la vez extremadamente sensible a las emociones humanas.”


Solo ella podía escribir la biografía de un perro de la forma en que lo hace. No nos encontramos un relato Disney, parodiando al animal en cuestión. Más bien la autora consigue, mediante su prosa, explicarnos de forma “realista” el punto de vista perruno ¿Cómo siente el mundo? ¿Cómo asimila los cambios en su vida y en la de su dueña? ¿Aprende lecciones?¿Existe jerarquía y orgullo en el mundo de los perros?

Lo mejor: es la relación entre Elisabeth y Flush. Es conmovedora sin dejar , en cierto modo, de ser realista. Yo esperaba una historia sencilla muy descriptiva, pero la verdad es que me encontré con una historia que me hizo estar con el corazón en un puño en más de una ocasión. Virginia Woolf consigue que: cuando Flush se alegra, llora, sufre o comprende, tú te alegras, lloras, sufres y comprendes. Y aunque parezca mentira, creo que la historia se vuelve más humana porque trata de algo que no lo es y sin embargo llega a tocarte la fibra sensible en muchos momentos.


"No podían comunicarse con los palabras pero...después de todo, ¿lo dicen todos las palabras?
(página 25)

Quizás no sea el mejor libro de esta reconocida autora, pero a mí no me ha resultado indiferente y sé que recordaré a Flush mucho tiempo.





2 comentarios:

  1. Este lo quiero leer, lo tengo pendiente. Y se lo quiero regalar a una de mis hermanas que es una enamorada de los cocker.

    ResponderEliminar

Si quieres regalarme una sonrisa ¡ Coméntame! Es gratis