martes, 30 de julio de 2013

Reseña: Estupor y temblores de Amélie Nothomb





Amelie es una joven belga que va a trabajar a una multinacional de Tokio por un año. Allí pasará de un puesto a otro de tarea en tarea absurda y conociendo a todo tipo de jefes, a cual peor.

"Un texto perfectamente calibrado y desengrasado, una suerte de elegante caricatura. Nothomb demuestra con inteligencia temible el absurdo delirante de nuestro sistemas económicos y descodifica, con la frialdad de una entomólogo vengativo, la esclavitud y el sadismo que egendra la jerarquia profesional" (Hugo Marsan, Le Monde)


Sigue con su envidiable estilo mordaz y sarcástico frente a los temas más cotidianos y a la vez inverosímiles que puedas imaginar.

“Estupor y temblores”, así es como  el emperador del Sol Naciente exigía que sus súbditos se presentarán ante él. La protagonista se enfrenta en esa empresa a una estructura jerárquica inflexible, una cultura distinta y la tendencia  (salvo raras excepciones) de menospreciar cualquier tarea que ella lleve a cabo.


A parte de que por lo visto ,como algunas de sus otras obras, tiene una gran carga autobiográfica, lo más curioso de todo es la actitud con que ella hace frente a todo lo que se le va viniendo encima. Una temática, que bien podría haberse ido al dramatismo y a una atmosfera pesimista, se va realmente a un enfoque  extrañamente positivo. No en un conformarse cobarde, sino en una aceptación que raya casi la admiración por cada nueva tarea (por rara o denigrante que esta pueda parecer a primera vista). A pesar de todo, ella firmó para un año y un año piensa quedarse allí, pase lo que pase.


Confieso que en su situación yo no hubiera durado ni media tarde, pero su modo de ver las cosas ( aun siendo tan distinta a mi) me ha hecho reflexionar de forma positiva.

El final es lo que más me ha gustado, el regusto que te deja. Me dieron ganas de aplaudir a la protagonista y gritar en plan oso Balú “¡quiero ser como tu!".

No ha sido mi novela favorita de Amélie, aunque si el mejor final (exceptuando el de “Cosmética del enemigo” que es insuperable). Quizás ha sido una historia menos excéntrica, no es que no lo sea, porque la historia es rara como siempre, pero siendo esta autora con sus otros personajes tan exageradamente estrambóticos y peculiares este me ha sabido a menos, también hay que tener en cuenta que es una de sus primeras novelas y todavía lo quedaba mucho por darnos en un futuro. Aun así siempre es un placer leer a Amélie y disfrutar de su inconfundible talento.


Me encantaría irme un día a Tokio con Amélie Nothomb y poder practicar la defenestración. Si os sentís agobiados o infravalorados en el trabajo y queréis ver las cosas desde otro prisma, os animo a leer esto libro y a dejaros sorprender.


2 comentarios:

  1. Me la llevo apuntada, ésta y Cosmética del enemigo, que parece que también te gustó, porque tengo intención de estrenarme con la autora.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta autora, lo leeré seguro =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Si quieres regalarme una sonrisa ¡ Coméntame! Es gratis