viernes, 22 de febrero de 2013

Reseña Baila, Baila, Baila de HarukI Murakami





En marzo de 1983, el joven protagonista de esta novela, redactor freelance todoterreno, después de pasar días sombríos, siente la necesidad de volver a ciertos escenarios de su vida para ajustar cuentas con el pasado. Viaja a Sapporo con la intención de alojarse en el Hotel Delfín, donde años atrás pasó una semana con una misteriosa mujer que, de manera inesperada, desapareció de su lado. A su llegada descubre que han derribado el hotel y que en su lugar se alza otro, moderno y lujoso, pero su estancia allí propicia la aparición de personajes envueltos en un aura de irrealidad: una guapa recepcionista que ha vivido experiencias inverosímiles, una adolescente dotada de una aguda sensibilidad, o un antiguo compañero de colegio, ahora actor de éxito, que lo meterá en graves aprietos. Asesinatos, viajes a Hawai, pasajes a otros mundos y fiestas se suceden al ritmo de la música que suena en la radio de su destartalado Subaru. Lo cierto es que, como afirma un enigmático personaje, todo está conectado. Porque sólo se regresa al Hotel Delfín para poder empezar de nuevo.






Gente con muy buen gusto me había recomendado a este autor, pero lo ponían tan bien que me imponía respeto y me provocaba el miedo de que a mí no me gustara. Finalmente la sinopsis de “Baila, Baila, Baila” (a pesar de su poco atractiva portada) pico demasiado mi curiosidad y acabe haciéndome con él.

Nada más leer las primeras palabras supe que iba a disfrutarlo, es como la sensación que tiene uno cuando después de recibir mediocres análisis de sangre por parte de practicantes, de pronto te toca un medico de verdad y notas que sabes lo que hace y te dejas llevar sin miedo.  Igual no es el mejor ejemplo del mundo (sobre todo porque le tengo un pánico terrible a las agujas) pero la idea es que estamos ante un autor que sabe lo que hace, ante una narrativa a la que no le sobra una sola coma y que llena de reflexiones interesantes cada página (sobre todo en la primera mitad del libro)

Tiene un aire melancólico que lo impregna todo y sin embargo tiene un estilo muy directo en sus frases lapidarias a las que solo puedes responder asintiendo en numerosas ocasiones. Este autor para mí es un gusto, me da paz (no  confundamos con aburrimiento espeso) me calma y me mece en sus palabras y  por ello se gana mi más sincero aplauso.
Es imposible correr con este libro (yo suele tener esa fea costumbre, leo muy deprisa) el estilo del autor te obliga a sin darte cuenta a leerlo con mimo sin prisas y aunque pueda parecer extraño, sin resultar pesado.

Es el primer autor del cual no me importa que se anda por las ramas para tratar su argumento central los centenares de anécdotas que va insertando pagina a pagina lo hacen interesante

Leer a Murakami es como oír a alguien pensar (a alguien inteligente por supuesto) con sus saltos de un tema a otro, sus reflexiones profundas y sus impresiones cotidianas, mientras recorre en zigzag el hilo argumental.

Hacia la mitad del libro hay una parte que transcurre en una comisaria que la verdad se me hizo un tanto pesada pero afortunadamente no eran muchas páginas. Otro personaje que tampoco me gustó fue Gotanda, porque parecía quejarse de lo mismo una y otra vez como un disco rayado, pero afortunadamente solo son unos pocos diálogos.

Me hubiera gustado oír hablar más a Yuki (el personaje más joven), pero también es cierto que los silencios tienen mucha importancia y significado en esta novela.

Murakami es un autor que entiendo que no guste a todo el mundo por su peculiaridad, sus extravagantes personajes y sus mundos paralelos, pero a mis ojos tiene algo especial que me encandila, en especial sus rarezas son lo que le hacen único y diferente. Por descontado pienso leer otro de sus libros, eso si, cuando tenga tiempo porque no es uno de esos libros que puedas ventilarte en una tarde (creo  que además es imposible) hay que degustarlo, paladearlo y disfrutarlo.

Pensaba que tendría que enfrentarme a un final total e injustamente abierto pero no para mi sorpresa el autor , aunque se toma su tiempo, lo deja todo bien cerrado de una forma muy satisfactoria por lo menos desde mi punto de vista.




Un autor difícil de recomendar o lo odias o lo amas. En mi caso se ha ido directo a la lista de mis amores literarios.




6 comentarios:

  1. Hola :)
    la verdad tengo este libro pendiente y no me daba animado y tu reseña me ha dejado con ganas de leerlo.
    aver si soy otrade la que lo ama :)
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Holaa^^
    Pese a lo que has dicho no me termina de llamar este libro :P
    Besitos :D!

    ResponderEliminar
  3. No hago nada más que oír cosas buenas sobre este autor al final acabare leyendo algunas de sus obras ^^. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  4. Siempre oigo referencias muy buenas de este autor!
    Gracias por la reseña!
    Besitos^^

    ResponderEliminar
  5. No me llama nada, la verdad.
    Pero gracias por la reseña guapi ^^ besotes

    ResponderEliminar
  6. Y yo que todavía no me he animado con nada de este hombre... xD
    Aunque tengo uno por casa!!

    Besotes

    ResponderEliminar

Si quieres regalarme una sonrisa ¡ Coméntame! Es gratis