lunes, 25 de junio de 2012

12 capitulo de "AL FINAL DE LA COLINA"



El chaparrón de sermones que le esperaba en casa no tenia nada que envidiar a la tormenta que descargaba afuera. Los años le habian enseñado que la mejor manera de sobrellevar las broncas, era poner su mejor cara de panfila y decir que se había distraido buscando flores o que se había dormido bajo la sombra de un gran arbol. Por lo visto, su madre se quedaba más tranquila si creía que era una tonta despistada que una rebelde con claros síntomas de inteligencia.

Aguantó estoicamente durante un buen rato, el rapapolvo duró hasta que su madre se cansó de repetirle que esa no era la actitud apropiada para una señorita de bien y acabó por retirarse alegando una terrible jaqueca. Leonor, agotada, subió a su habitación. 

Una vez metida en su camisón, calentita entre sus mantas viendo como la lluvia descargaba con fuerza sobre su ventana,sacó la cajita de debajo de su cama y la observó por enésima vez. Estaba segura de que aquel objeto era lo que ese hombre buscaba, pero ¿porque la querria? Volvió a revisar cada uno de los papeles y las fotografias sin hallar nada especial. Mientras tanto la tormenta en el exterior rugia con más fiereza. 


Esperaba que Daniel hubiera llegado sin problemas a su casa, cada vez que pensaba en él, recordaba la expresión de su rostro cuando dijo: "a veces las mayores aventuras y secretos se encuentran a pocos pasos de nosotros mismos" recordaba la expresión de sus ojos negros con unas chispitas como si sonrieran, haciendo juego con su sonrisa de medio lado cruzando su rostro. Leonor tenia memoria fotografica en el estricto sentido de la palabra, guardaba una foto precisa de cada una de las personas que conocía como si su memoria se tratara de un enorme album, el problema es que había detectado que pasaba demasiado tiempo en la "pagina" donde salia Daniel. Agitó su cabeza como si así pudiera expulsar los pensamientos y miró de nuevo la cajita.

En aquel preciso instante y sin previo aviso, un rayo atravesó el sauce que había junto a su ventanal partiendolo en dos y haciendo que la parte derecha cayera rompiendo su ventana en mil pedazos. 


Al cubrirse la cara con la manos para evitar que le cayeran encima los cristales, la cajita cayó al suelo y se oyó sonido metalico. Repuesta del susto y observando como el agua y la hojarasca entraba a borbotones por el agujero que habia dejado el impacto contra el cristal, miró la caja. 


El golpe habia hecho saltar el fondo y se percibia algo que brillaba. Metio sus largos dedos por la hendidura que se había abierto en su interior y sacó algo redondo y plano. Un medallón de plata. Tenia forma de reloj y una inscripción detrás.


"Para que recuerdes cada nota del sonido del tiempo"


CONTINUARA ...


Clicka en la siguiente imagen 
si quieres acceder a los anteriores capitulos







3 comentarios:

  1. ¡Genial como siempre! Me ha hecho gracia la metáfora del album de la memoria fotográfica ^^ ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  2. Cada vez más interesante... ¡sigue así! :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Nikky! Muy buen capítulo!! Muy interesante tu novela, no me pierdo ningún capítulo :)

    ResponderEliminar

Si quieres regalarme una sonrisa ¡ Coméntame! Es gratis